Plantas y Flores

Plantas medicinales para curar la migraña

jengibre

La migraña es uno de esos males silenciosos que nos ataca en nuestro día a día, y que muchas veces no tienen carácter suficientemente grave como para considerarlo enfermedad. Pese a ello, puede suponer un trastorno importante. Las plantas medicinales nos pueden echar una mano.

No es recomendable abusar de la medicina química en todo momento que nos duela la cabeza, eso lo sabemos bien; pero por otro lado no es lo mismo una leve jaqueca que la migraña, ese dolor tan intenso y persistente que a veces incluso nos anula para cualquier actividad, sea física o mental.

¿Qué podemos hacer para combatirla sin tener que recurrir siempre a nuestras medicinas, sobre todo cuando éstas parecen no hacer efecto todo lo rápido que necesitamos? Hay algunas plantas medicinales que nos servirán para aliviarnos. Una de las causas de la migraña puede ser el estrés, como bien sabemos (casi todos la habremos sufrido después de un día de trabajo especialmente intenso), que provoca esos molestos latigazos en nuestra cabeza… Una planta como el jengibre, muy recomendada para mejorar la circulación sanguínea, puede aliviarnos estos síntomas. Lo mismo con el espino blanco o el ginkgo, una de los remedios naturales procedentes de China más conocidos en Occidente.

También para masajes

Las plantas medicinales no sólo se pueden beber o ingerir. Si lo preferimos, podemos comprar aceites preparados de manzanilla o lavanda y aplicarlos con un suave masaje allí donde notamos el dolor más intenso, o en la nuca en caso de que además haya un componente muscular para nuestra molestia. Naturalmente, nuestra recomendación última es que no podemos buscar “milagros” ni magia en las plantas de este tipo, igual que tampoco deberíamos hacerlo con las medicinas. Tomarnos un respiro, relajarnos… debe ser algo imprescindible para conseguir que la fastidiosa migraña nos deje en paz de una vez.