ConsejosPlantas y Flores

Datos y consejos acerca de Orquídeas (I)

Orchids

Las bellísimas y muy conocidas Orquídeas son plantas de elevado valor ornamental principalmente por sus flores y en el caso de algunas Cypripedium, también por sus hojas. Se multiplican fundamentalmente por esqueje, en ocasiones de planta meristemática.

Esta familia de plantas, conocidas comúnmente como orquídeas, agrupa gran cantidad de géneros y numerosas especies, que se utilizan tanto para el cultivo como para la producción de bellas flores que se emplean cortadas. En lo que se refiere a su constitución, las orquídeas muestran una diversidad notable, dada la gran cantidad de especies existentes, así como las innumerables variedades conseguidas. Así, cabe decir que los tipos de hojas van desde las alargadas y estrechas como las de la Miltonia, hasta las grandes y carnosas de Oncidium, pasando por las coriáceas pero delicadas de Phalaenosis. Su su color es verde, desde las tonalidades pálidas de Catleya, sin pecíolo, hasta las oscuras de Cimbidium.
Pero las hojas no suelen constituir el motivo ornamental de las orquídeas, aunque no falten ejemplos de ello, como ocurre con Cypipredium. Las flores, sin duda las más apreciadas del reino vegetal, destacan por sus extrañas formas y por la vivacidad de sus colores. Pueden presentarse solitarias, como en Catleya, con pedúnculo corto.

En cuanto a la constitución de las flores, dentro de la manifiesta diversidad obtenida por las numerosas hibridaciones, dado el interés despertado por su cultivo, pueden indicarse algunos aspectos comunes en su estructura primitiva. Así, presentan simetría bilateral y comprenden 2 envolturas, una interna y otra externa, cada una de las cuales consta de 3 elementos o sépalos. Éstos pueden tener aspecto petaloide, en ambas envolturas o en una solida, Los elementos externos que sabría considerar como el cáliz de otras flores, no presentan necesariamente color verde y pueden ser iguales o destacar uno de ellos en tamaño, o en coloración. En cuanto a los elementos internos el cual casi siempre muestra una estructura, color o forma distintos y se denomina labelo.

En general las flores se presentan invertidas respecto a la posición que en botánica se considera normal, o sea resupinadas, de modo que la porción inferior o anterior ocupa la parte trasera. Además, los órganos sexuales de la flor se sueldan para formar un elemento central o columna. Estos aspectos singulares de la estructura floral, junto con la circunstancia de que los granos de polen suelen presentarse aglutinados (no sueltos) se hallan vinculados al hecho de que la fecundación o polinización natural se realiza mediante insectos, y todo se combina para atraer mejor a éstos y facilitar la adherencia del polen a los mismos.
Orquídeas terrestres y epifitas
Las orquídeas pueden agruparse siguiendo diversos criterios. Desde el punto de vista de su cultivo es posible establecer 2 grandes divisiones orquídeas terrestres y orquídeas epifitas.
Las orquídeas terrestres están muy difundidas por los países cálidos e incluso se encuentran en la cuenca mediterránea. Son plantas que poseen unas gruesas raíces tuberosas, que les sirven como almacén para poder sobrevivir en los meses fríos, o también para facilitar su alimentación durante las épocas en que están en vegetación.
Las orquídeas suelen vivir alejadas del suelo, adheridas a superficies vegetales, por lo común árboles, aunque algunas se fijan en las rocas, orquídeas licofitas, y otras suelen tener raíces colgantes, raíces aéreas y se alimentan del aire y de la humedad atmosférica.
Generalmente, las orquídeas cultivadas son epifitas. Para poder llevar a cabo el cultivo, hay que disponer el medio adecuado, que permita que las plantas puedan fijarse a una maceta. Este medio suele estar constituido por corteza de pino, de roble, turba etc., vale decir: materia orgánica que preferiblemente deberá estar en proceso de descomposición ya que en realidad la planta de orquídeas saprofitas, vive a expensas de otras plantas o de restos de vegetales muertos.
El cultivo de la mayoría de las orquídeas no resulta particularmente difícil, pues basta seguir las normas generales de este tipo de plantas con un cuidado esmerado. Así, hay que emplear el sustrato de cultivo adecuado que debe vigilarse para que disponga de suficiente aireación, además se necesita un buen drenaje, para lo que conviene añadir arena o grava al sustrato. Además es muy importante controlar con precisión las dosis de abono.

Un último factor que se ha de considerar para que el aficionado pueda cultivar con eficacia una orquídea, consiste en estudiar las necesidades ambientales, humedad, luz y temperatura, para el buen desarrollo de la misma antes de adquirirla, con objeto de saber si efectivamente se podrán reproducir en la vivienda, terraza o jardín a donde la planta vaya destinada.

  • Karla

    Me encanto su pagina los felicito, yo vivo en Kentucky, EU, soy una novata en plantas, me acabo de casar y quiero tener mi jardin y patio con plantas y arboles, me podrian recomendarque plantas pueden resistir a el invierno de aqui. Yo veo que hay plantas annuals y pereniales, pero que significa esto? se los agradeceria mucho. Gracias