Consejos

Plantas para decorar el baño

plantas para baño

Cualquier habitación de nuestro hogar puede estar decorado con plantas, y el baño no tiene por qué ser menos. Eso sí, hay que escogerlas con cuidado y con cierto criterio.

Lo más básico a la hora de elegir plantas para nuestro baño es lo que todos estamos pensando: utilizar especies aromáticas que ayuden a mitigar los olores. En este sentido tenemos muchas posibilidades: la albahaca, el tomillo, el romero, la menta, la hierbabuena… Todos nombres que nos resultan muy familiares, ya que a menudo empleamos estas plantas en la cocina. Recordad que si tenéis un jardín o queréis atreveros con un huerto urbano, también podéis cultivarlas vosotros mismos y darles uso de todas estas maneras distintas.

Por otro lado, hay que recordar que la principal peculiaridad del baño con respecto a otras habitaciones es que puede no tener una adecuada ventilación o iluminación; cada casa es diferente en este sentido, pero lo habitual en los pisos es que ni siquiera tengan una ventana. Por ello, las plantas que escojamos deben ser aquéllas capaces de vivir adecuadamente sin demasiada luz o aireación. O, al menos, que se desarrollen sin problemas con luz artificial. Los helechos y, curiosamente, las esparragueras son buenas opciones.

¿Qué nos dice el feng-shui?

Otra posibilidad es la de confiar en los consejos que nos da el feng-shui, esa ancestral disciplina oriental que nos habla de cómo fluye la energía en nuestro hogar y cómo nos afecta, para bien o para mal, en función de la disposición de nuestros muebles, el color de los mismos, etc. Las plantas tienen una gran importancia. En el baño, se nos dice que debemos colocar las que tengan hojas con puntas redondeadas, no curvas ni con esquinas puntiagudas (sí, esto puede entrar en contradicción con nuestra recomendación de los helechos; queda a gusto del consumidor escoger un consejo u otro), y que hemos de evitar las flores secas, por muy aromáticas que resulten (se considera que el baño es uno de los lugares del hogar por el que la energía se libera, y las plantas resecas lo que hacen es estancarla).