Plantas y Flores

Plantas trepadoras (III)

plantas-trepadoras-iii

Tercera entrega de esta serie, en cuya primera y segunda parte te hemos propuesto conocer algunas especies que resulten útiles a los propósitos de tapizar muros, treillages o superficies verticales. Aquí te acercamos algunas opciones más.

  • Boussingaultia baselloides

Puede alcanzar una altura de unos 4 a 6 metros. Planta vivaz, tuberosa, de hojas carnosas verdes muy brillantes; resistente a la sequía. Presenta flores pequeñas, blancas, de suave perfume. Florece de agosto a octubre. Ornamentación de arriates y balcones. Exige tierra rica en humus; puede ser cultivada en maceta o jardinera. Exposición preferentemente cálida.

  • Capuchina trepadora híbrida de Lobb (Tropaedrum Lobianum)

Es una trepadora que no superará los 2 a 3 metros de porte. Hablamos de una planta anual, (vivaz en invernadero) de cultivo extremadamente fácil. De desarrollo rápido e importante que permite obtener en pocas semanas el efecto decorativo deseado. Muy florífera, presenta multitud de flores de colores vivos que constituyen ricas mezclas. Floración estival y otoñal. Ideal si piensas en arriates, balcones, verandas y flores de cortar para ramilletes. Cultivo en todos los terrenos, incluso en macetas y jardineras. Exposición cálida, muy asoleada de preferencia.

  • Clemátide (Clematis)

Llegará a los 2 a 6 metros, según las especies, en la imagen puedes ver una de sus muchas variedades, la Clematis vitalba. Planta magnífica por su floración elegante, de colores diversos según las variedades. A menudo muy rústica. Tallos volubles y ligeros que se sostienen fácilmente por el peciolo de las hojas. Tenemos dos grandes grupos de estas plantas: el uno contiene especies de flores grandes cuya floración es notable por su amplitud y la riqueza de los coloridos, pero su rusticidad es mucho menos que en el otro grupo cuyas especies de flores pequeñas tienen una floración muy abundante. Florecen de primavera a otoño, según las variedades. Se utilizan para la decoración de empalizadas, muros, arriates, verandas, balcones, ventanas, etc. Necesitarán terreno fresco, pero ligero, sin humedad estancada. Evitar en lo posible exposiciones sur o demasiado asoleadas. Los vientos fuertes perjudican mucho su desarrollo.