Consejos

Podar plantas en otoño

Respecto a la pertinencia o necesidad de realizar podas en otoño, en realidad hay tres visiones, enfoques o posturas, a saber:

  • No podar y dejar crecer la planta sola por completo.
  • Cortar brusca y masivamente al ras del suelo.
  • Eliminar ciertas partes de la planta, en lo que sería una poda tradicional.

Dejar la planta “sola”, no significa un abandono total, desde luego. En realidad se refiere a un mínimo mantenimiento en carácter de poda, que no va más allá de una especie de limpieza que propicia el retiro de las flores muertas  con el fin de fomentar más flores próximo año, sin restar follaje verde para permitir continuidad de la fotosíntesis y fortalecer más la planta.

Es buena idea también, sumar a esta acción la quita de los tallos muertos que puede hacerse a mano sin problemas.

La poda al ras de suelo es aconsejable en aquellas plantas de follaje delicado pero con un sistema radicular potente que le permitirá vivir en “latencia” en el duro período del invierno. De este modo la planta se aletarga, y no gasta  energía ni recursos para sostener un copioso follaje. No sirve para cualquier planta, hay que asesorarse antes de hacerlo pues para determinadas plantas quedar sin su yemación significa simplemente una sentencia de muerte.

Poda parcial, programada y segmentada. Es la práctica más común, y significa un corte equilibrado que consiga un poco de las dos cosas: eliminar superficie incapaz de foto sintetizar pero dejar un mínimo para que se cumplan todas las funciones vitales de la planta exponiéndola al mínimo a los rigores invernales más crudos.

  • Pingback: Problemas con la chimenea | Blog Bricolaje