Consejos

Plantas perennes para podar en primavera

¿Es necesario hacer podas en primavera? La respuesta correcta es: en el caso de algunas plantas, sí. Vamos a ampliar esta información de tal modo que puedas incluir esta tarea en tu agenda para el presente mes.

Oímos mucho acerca de cuatro temporadas de interés en el jardín, pero esto rara vez se aplica a las plantas perennes. La mayoría de las plantas perennes se vuelven tristes y mustias con la caída de las temperaturas.

Sin embargo, hay algunas que siguen siendo de hoja perenne, y capaces de sostener algo de verde en el invierno, aunque con su metabolismo algo “aletargado” y a la espera del vigor primaveral. Precisamente antes de que la primavera se asiente en su esplendor, se hace necesario dar un retoque de poda a estas especies.

Hay, por supuesto, excepciones a la lista que compartiremos y la principal de ellas es el estado de salud de la planta ya que cualquier planta que está enferma, infectada, o con otro tipo de mal estado, se debe podar en el otoño.

Considera esta lista pues como una sugerencia y las plantas complementarias de podar en el otoño, como directrices. Aprenderás poco a poco lo que funciona y lo que no, en tu propio jardín.
Sugerencias plantas perennes de podar en primavera:

  • Asters; la mayoría florece en otoño y  la primavera es el momento ideal para despejar restos de flores muertas y otros que “afean” la planta.
  • Astilbe (Astilbe x arendsii). No requieren mucho mantenimiento y la limpieza otoñal es innecesaria y puede debilitar la tolerancia de la planta al frío. Entonces sí, en primavera es el mejor momento para su poda.
  • Campanilla china (Platycodon grandiflorus). Hay que retirar los botones florales que no suelen caer espontáneamente tras la vigorosa floración.
  • Cestillo de oro (Aurinia saxatilis). He aquí una planta que vivirá más tiempo y crecerá con más fuerza si se hace una poda oportuna en primavera. Es la que puedes ver en la imagen de portada; su colorido no tiene igual.
  • Acanto espinoso (Acanthus spinosus). Lo recomendable es cortar el follaje más viejo y denso para que el nuevo crecimiento sano y joven tenga suficiente lugar.

Es apenas una lista de sugerencias, que invito a los lectores a completar en función de sus conocimientos y experiencia, a través de los comentarios.