Plantas y Flores

¿Por qué no un Terrario?

terrarium for tropical rainforest pets

Dicen que el invierno mantiene a  muchas personas cautivas sin resolver aquello de cómo vencer a la depresión.  Pues bien, acuerdo con que nos obliga en algunos casos a permanecer muchas horas y días dentro de nuestro hogar, y quizá nos aleja de nuestra pasión, la jardinería tradicional.

Pero aquí vengo con una muy buena idea: ¿por qué no enfocarnos a construir un terrario? Veamos de qué se trata y qué pasos implica tal desafío…

¿Qué es un terrario?

En una definición rápida y poco convencional te diría que es un poco de jardinería interior que va a satisfacer sus deseos, tanto para trabajar como para cuidar tus plantas interiores. Los terrarios, también llamados paisajes en miniatura o jardines de vajilla (porque algunos se hacen en estos elementos antiguos)  son muy populares en este momento ya que le permiten combinar los envases únicos y hermosos, con plantas exóticas y comunes que logran  efectos simplemente impresionantes. Las posibilidades son infinitas para esta afición e incluso los niños pueden diseñar y construir terrarios de plantas y mini jardines.

¿Hay muchos tipos?

Tantos como tu creatividad lo permita: los jardines creados en miniatura pueden estar formados por una planta rara o poco común y varias plantas de interior pequeñas comunes que consigues fácilmente en una tienda local.

Ellos  se pueden caracterizar por musgos y líquenes, especies forestales, decorativas, violetas y orquídeas africanas a las que se suman suculentas y cactus, dependiendo de tu gusto.

Como elementos decorativos de fuerte impacto, se pueden agregar piedras naturales, pedazos de madera en miniatura o trenzado, e incluso figuras diminutas a su paisaje.

Profundizaré sobre este tema que, estoy segura, te ha cautivado como a mi. Hasta el próximo post, te invito a mirar a tu alrededor en busca de recipientes que tengas en desuso pero que sean muy bellos y puedan reconvertirse (ideal esas piezas de loza antigua de las que te queda sólo una o dos, porque las demás se han roto). Comienza a recolectarlos y suma piedras pequeñas, aserrín y otros elementos que creas pueden ser útiles.