Consejos

Primavera y jardín, consejos acerca de problemas y soluciones (II)

Depositphotos_7792562_m

Finalizaba el post anterior de esta misma serie (que te invito a releer), comentando acerca de las medidas a tomar cuando detectamos falta de vigor en la floración o simplemente ausencia de ésta. Comenzamos analizando lo que sucede con las plantas bulbosas, abordando en aquel post la suposición de que podría deberse a la presencia de gusanos. Pero no sería la única posibilidad…

El problema también puede haber sido provocado por el inadecuado modo de conservación de los bulbos. Si ellos fueron secados al sol o almacenados con humedad, o si hubieran sido atacados por algún hongo durante el invierno, no crecerán adecuadamente.

En lo que respecta a las plantas de temporada, el inconveniente pudo haber sido la falta de abono, con lo que la planta carece de fuerzas para dar flores o si las da, son de tamaño notablemente más pequeño que el de una planta sana y nutrida adecuadamente.

Otra enfermedad muy común es el Mildiú o Mildew. Se trata de un hongo que se manifiesta como una película blanca y de textura algodonosa que se deposita en los tallos en y hojas hasta cubrirlos por completo. La manera de combatirlo es mediante la pulverización de toda la zona afectada, con un producto fungicida disuelto en agua. Es indispensable podar las zonas más dañadas y después quemarlas; además de comprobar que la situación no se hubiese propagado a plantas vecinas.

Otra situación muy común en nuestros jardines, y que a veces se produce por falta de experiencia en esta apasionante actividad que es la jardinería, es la Botritis. Este problema es provocado por el exceso de humedad y por una escasez en la aireación de la planta, y que puede haberse propiciado por una acumulación de hojarasca en la base de la planta seguida de una continua humedad en el ambiente.

Una vez que hemos detectado la situación, la primera medida a tomar es la reducción en el riego y facilitar la aireación de las partes afectadas. También será necesario rociar la zona con un fungicida. Pero si la situación pudiera haberse expandido, lo más recomendable será la extracción por completo de la planta, la quemazón de la misma, procurando que las esporas de este hongo no puedan dispersarse y generar más desastres en nuestro jardín.