Productos

Pulverizadores de jardín

Pressure Garden Pump

A veces nos parece que podemos prescindir de los pulverizadores y buscamos mil y una forma de sustituirlos con cuanta cosa encontramos por allí. De los productos o herramientas no eléctricas para jardín, los pulverizadores se han convertido en un aliado que una vez que lo “descubrí” no dejé de valorar o utilizar jamás.

Una buena inversión

Como señalaba, yo era de las personas que “me arreglaba igual” con cualquier cosa que pulverizara un poco el líquido que deseaba convertir en “nube”. Pero lo cierto es que un buen día con mi esposo nos decidimos a comprar un pulverizador. Créeme que la inversión fue tan buena, que ahora los vecinos no paran de pedirnos el mismo para su uso de mil y una formas.

Variedad de modelos

Lo primero es pensar para qué necesitas pulverizar líquidos (en general son varios usos así que te invito a pensar con cuidado) en tu huerta o jardín. Las necesidades van desde regar un almácigo con suavidad y una lluvia muy fina que no dañe los brotes, hasta fumigar una superficie grande y compleja como puede ser unas filas de viñedo familiar. De este análisis se desprende la elección y debes saber que hay medidas de todo tipo: los más clásicos son los pulverizadores “mochila” que son muy cómodos para llevar en la espalda e ir pulverizando a medida que se camina.

Sea cual sea el modelo elegido, en general vienen con accesorios que están pensados para facilitar las tareas. Entre ellos, uno de los más útiles es el extensor de pulverización que permite alcanzar lugares más altos y de más difícil acceso (por ejemplo el interior de un árbol).