Plantas y Flores

¿Qué son los herbicidas térmicos?

herbicide effect

¿Cómo quitar las malas hierbas de una vez por todas? Es una cuestión que muchas personas se plantean después de hacerlo una y otra vez de manera infructuosa. Una posibilidad que podemos probar, si es nuestro caso y estamos desesperados, es la de los herbicidas térmicos.

Si no nos suena el nombre de nada, basta con que nos paremos un instante en él para entender de qué se trata. Consiste en aplicar calor a las plantas para eliminar esas malas hierbas. Esto no puede hacerse a la ligera, claro está: no hablamos de algo tan simple como “quemar” las plantas, sino que hay que hacerlo con mucho cuidado y asegurarnos de que el calor se aplica en el punto justo. No demasiado, puesto que podemos provocar que las plantas sanas queden destruidas y no vuelvan a crecer; pero tampoco de manera excesivamente suave, ya que las malas hierbas resistirán el calor si éste es muy leve.

Para realizar una labor de desherbado térmico (el nombre con el que conocemos a la acción en sí) es necesario hacerse con un producto especial, el herbicida, que funciona como un soplete, aunque nos permite regular el calor en función de nuestras necesidades.

¿Es realmente seguro para nuestras plantas?

Seguramente la idea de pasar una llama, por leve que sea, cerca de nuestros cultivos o esas plantas a las que hemos dedicado meses de cuidados nos ponga los pelos de punta. No debemos preocuparnos demasiado: si lo hacemos bien, tened por seguro que las partes que no sufran ningún daño seguirán creciendo como si nada, y las que hayan resultado quemadas junto con las malas hierbas cicatrizarán enseguida, especialmente en las plantas de hojas anchas y raíces no especialmente profundas. Es una manera de desherbar mucho más natural y segura, en el fondo, que recurrir siempre a los productos químicos, cuyos efectos secundarios perjudiciales a veces no podemos prever.