Paisajismo

Qué son los jardines verticales

Beautiful vertical garden wall

Hemos hablado en nuestro blog de los techos verdes, esa idea de convertir nuestra fría terraza o nuestro gris tejado en un pedacito de naturaleza. Existen otras tendencias que entroncan con el vanguardismo arquitectónico: os contamos hoy qué son los jardines verticales y cómo se integran en nuestras ciudades.

El nombre de esta tendencia lo dice prácticamente todo. La idea es convertir algo tan alejado de la naturaleza, en apariencia, como una pared en una especie de “lienzo” donde plantar y hacer crecer un jardín. En el terreno de la jardinería, estamos yendo un paso más allá al abandonar el tradicional plano horizontal en el que siempre se ha desarrollado; en el de la arquitectura, se sigue la línea estética de la integración de lo artificial con lo natural, perseguida con ahínco por numerosos teóricos desde hace siglos.

El padre de los jardines verticales es el botánico Patrick Blanc, que pensó en revolucionar con esta idea la manera en que se entiende el paisajismo en las ciudades. No cabe duda de que un jardín vertical puede resultar muy hermoso y servir de refresco a nuestra vista en cualquier tipo de urbe, aunque sobre todo en aquéllas donde predominan los rascacielos y los grandes edificios.

Los jardines hidropónicos y de sustrato

La auténtica mezcla entre naturaleza y ciudad se da en los jardines verticales de tipo hidropónico, puesto que éstos se colocan sobre una base completamente artificial: una capa de espuma, poliéster o polietileno. Para aportar los nutrientes necesarios se desarrolla un sistema de riego integrado que recorre la estructura  en toda su extensión.

Por otro lado, tenemos los jardines verticales de sustrato. Éstos sí poseen una base verde en pequeña medida, un sustrato mezclado con turba y perlita que se combina con la capa artificial. En estos casos, aunque evidentemente también es necesario el riego (y se realiza de la misma manera antes indicada), los nutrientes llegan de forma más sencilla y similar al medio natural.

Naturalmente, las plantas que se escogen para crear un jardín vertical deben ser aquellas con necesidades de nutrición menores, como pueden ser los helechos, musgos, orquideas, bromelias… Como sucede con cualquier jardín o parque, esta clase de ornamento arquitectónico posee un importante valor de renovación del aire en el entorno en que se sitúen. Esperemos que llegue el momento en que nos lo encontremos con más frecuencia en nuestras ciudades.

  • marta peña

    me gusta el tema

  • Pingback: Excursión a Aranjuez