ConsejosPlantas y Flores

Qué tierra elegir en cada caso para cultivar plantas Crasas

aloe

Dando continuidad a esta serie acerca de las plantas crasas, nos dedicamos hoy a ampliar detalles acerca de los primeros pasos al cultivarlas y en especial a las variantes de tierra oportunas en cada caso.

Los cactus cubiertos de espinas y pelos blancos, necesitan más cal en la tierra. Las plantas verdes, y más si tienen hojas bien caracterizadas, necesitan más cantidad de materia orgánica. Cuanto más rápido es el crecimiento de la planta, más activa o nutritiva ha de ser la tierra. Las plantas de crecimiento muy lento, se contentan con tierras más pobres.

Lo cierto es que estas plantas en general no son exigentes mientras la tierra no sea porosa, ligera y permeable; no ha de generar barro ni apelmazarse, pues la circulación de aire es imprescindible para las crasas. Si una planta vegeta mal, puede ser debido a la calidad de la tierra. En ese caso se debe desplantar, desprender toda la tierra vieja de las raíces, cortar los trozos de éstas que están enfermas, dejar secar y replantar en otro compost bueno y sano.

Es bueno considerar en este caso, que las raíces de estas plantas retoñan con facilidad y la planta no sufre en caso que se le “imponga” la obligación de emitir raíces nuevas. La tierra de las macetas muy pequeñas ha de ser tamizada, pero la de las macetas grandes no. Es mejor que contenga piedras porque su presencia ahueca la tierra y la permeabiliza.

La mejor época para replantar a las Crasas, es entre febrero y marzo. Se ha de evitar que estas tierras retengan la humedad y ello se consigue añadiendo como mínimo una tercera parte de arena. Las macetas deben estar ciento por ciento llenas, de tal modo que no quede ningún espacio para que el agua se estanque.

Recordar que las plantas replantadas, no deben ser regadas inmediatamente, sino algunos días después con el objetivo de que las heridas ocasionadas en las raíces durante el proceso se puedan cicatrizar. Sin esta precaución se correría el riesgo de la podredumbre, antes mencionado.