Consejos

Riego automático, ventajas y desventajas (II)

En nuestra primera entrega comenzamos a analizar juntos las primeras ventajas y desventajas de un sistema de riego automático señalando la importancia de evaluar cuidadosamente si es una opción conveniente en el caso de tu jardín. Todo depende de sus proporciones, de lo que tengas plantado en él y muy especialmente de la zona climática donde residas.

En esta segunda entrega especificaremos cuáles son los componentes de un sistema de riego, porque es importante conocerlos a fondo.

El componente medular es el programador, que precisamente es el aparato capaz de controlar cuándo y durante cuánto tiempo se efectuará el riego. Hay todo tipo de modelos, desde simples s timer hasta otros capaces de alternar picos de riego y de elegir unos sí y otros no.

Las válvulas eléctricas son el segundo componente y se trata de quienes reciben las órdenes de apertura y cierre de pasaje de agua.

Luego vienen las cañerías (generalmente de PVC) cuyo cometido es transportar el agua y a ellas están estrechamente ligadas los componentes de unión de las mismas y los responsables del cambio de dirección, que comúnmente reciben el nombre de “codos”.

Por último, los picos de emisión de agua. Éstos a su vez se dividen en varios tipos, tales como difusores, aspersores y goteadores.

Hasta aquí los componentes básicos e imprescindibles, por supuesto es posible agregar otros componentes que mejoran la performance y protegen a los antes nombrados. Es verdad, es necesario invertir en ellos, pero si hablamos de grandes superficies, vale la pena.

Imagen: agroparkweb

  • Jorge Muñiz – Viridis

    El riego automático es, sin duda, un gran avance y una gran comodidad para el mantenimiento de nuestros jardines particulares. Pero entrañan un riesgo cierto, y frecuente, de mal manejo. La popularizació de estos sistemas sin el adecuado asesoramiento de manejo por parte de un profesional ha significado, en numerosas ocasiones, la aplicación de riegos excesivos (ante la duda, más. Y como además es fácil…) y un desajuste entre las condiciones meteorológicas y los riegos efectuados. No es que esté en contra de estos sistemas, simplemente creo que es necesaria una conciencia clara de su manejo y sus efectos. Como siempre, el consejo profesional puede mejorar mucho el rendimiento de nuestro sistema de riego.

  • Pingback: Riego automático, ventajas y desventajas | InvernaderosYjardines