Consejos

Riego de plantas de interior, menos es más

Businesswoman watering plants

Regar las plantas de interior en invierno, puede ser delicado, por no decir complicado. Algunas plantas muy conocidas, como el ficus se “ahogarán”  si las riegas aún al cincuenta por ciento de lo que lo haces en verano.  Esto se debe a que están latentes ahora, y simplemente no necesitarán mucha agua.

¿Cómo saber en cada caso?

La mayoría de las plantas de interior (digamos un buen 95%) detestan el suelo húmedo en invierno, y lo correcto es que se debe permitir que se seque completamente entre riegos. Estas son plantas, no animales acuáticos: ¡no se desplomarán ni morirán si pasan 24 horas sin humedad!

De hecho, esos plazos de sequedad son la mejor manera de proteger tus plantas de una eventual pudrición de las raíces en invierno. En la mayoría de los casos, mantener una planta constantemente húmedo producirá los mismos resultados que si tú llevaras calcetines húmedos durante un mes: habrá mal olor, se generarán hongos y habrá sufrimiento intenso.

Tipos de ambientes

Por supuesto, la humedad interior específica de tu hogar tiene mucho que ver con las necesidades de agua de tus plantas. No es lo mismo si vives en un piso con calefacción de losa radiante, que en una casa donde el calor proviene de estufas a leña o a gad.

Ahora bien: si colocas recipientes con agua por aquí y por allá, para evitar que se reseque el aire calefaccionado, de modo que esta se evapore y el aire se humidifique, casi todas las plantas deberían ser capaces de soportar por lo menos dos semanas, quizá un mes entre riegos.

El peso es la mejor manera de juzgar: toma tus macetas, si se sienten muy ligeras, colocarlas sobre unos pocos cm de agua en el fregadero de la bañera y dejar que ellas absorban lo que necesitan  a través de los agujeros de su drenaje es una medida justa.

  • Pingback: Cómo se quita una moqueta | Blog Bricolaje