Consejos

¿Podemos plantar setas en el jardín?

Depositphotos_14249617_xs

Con la llegada del otoño no son pocos quienes se lanzan a una afición apasionante, con la que conviene tener precauciones, eso sí: la recogida de setas. Si somos amantes de estos pequeños habitantes de nuestros bosques, ¿por qué no buscarles también un hueco en nuestro jardín?

¿Podemos cultivar setas igual que cualquier otra planta en nuestro jardín? No hay problema en ello, siempre que sepamos cómo conseguir que crezcan y sobre todo que tengamos claro que no puede hacerse a la ligera. Si ya debemos tener mucho cuidado con cualquier tipo de planta, con las setas más aún, teniendo en cuenta el gran número de ellas que pueden resultar perjudiciales para nuestra salud o la de nuestras mascotas.

En algunos casos no tendremos que esforzarnos demasiado para conseguir que broten: bastará con que tengamos determinadas especies de árboles en el jardín para que éstos sean quienes produzcan setas, si se encuentran en las condiciones de humedad e iluminación necesarias. Por ejemplo, es habitual ver níscalos en los pinos de corta edad (es decir, que no tengan más de veinte años) y boletus en las encinas, los robles o los castaños. Si tenemos alguna clase de cobertizo o bodega, donde haya humedad y rincones oscuros, podemos aprovecharlo para el cultivo de champiñones. Desde luego es una delicia eso de poder contar con ejemplares de esta seta para echarlos a la cazuela en cualquier momento que queramos.

Hay una opción mucho más sencilla que plantar un árbol concreto, y es la de la utilizar un tronco para que las setas crezcan en él. Es fácil de conseguir si nos gusta hacer escapadas al campo o a los bosques en fin de semana; pero si somos más urbanitas y nos cuesta encontrar esos momentos podemos comprarlo sin más. Muchas tiendas especializadas  venden esta clase de troncos (pleurotus ostreatus) a los que previamente se ha inoculado una seta, que nos pueden durar entre dos y cuatro años. Basta con enterrarlo en el suelo o en una maceta y mantenerlo en condiciones adecuadas de sombra y humedad para que broten de él los hongos. ¡Un excelente complemento decorativo para nuestro jardín, sin duda!