Herramientas

Tipos de serrucho para la poda

Pruning tree

El otoño es época de poda de todo tipo de plantas en nuestro jardín. Quizás sea la primera vez que lo hacemos, si somos principiantes en estas lides, y nos preguntemos cuáles son los tipos de serrucho de poda adecuados… Aquí va un pequeño resumen.

Debemos pensar en dos factores importantes al elegir nuestros serruchos: por una parte aquello que vayamos a podar, y por otra nuestra propia comodidad. Evidentemente el grosor del tronco de las plantas o de los árboles influirá, y en algunos casos no nos quedará más remedio que hacernos con sierras mecánicas u otras herramientas de gran tamaño que tendremos que aprender a manejar sí o sí. Pero si podemos evitar esto como obligación, entonces nos queda la opción de pensar en lo que nos viene mejor en relación a nuestro tamaño o nuestra fuerza.

Los dientes de los serruchos determinarán en gran medida cuánto esfuerzo tendremos que poner en la poda de las plantas. Tenemos el llamado dentado japonés, que suele emplearse en hojas finas y flexibles y que nos evitará tener que empujar con todo nuestro cuerpo: esta clase de herramientas están pensadas para que baste con tirar para que hagan su trabajo. No es una idea nueva; procede de las propias armas japonesas, ya que las katanas, aun siendo muy diferentes en su concepción, también funcionaban de manera muy similar.

Otros tipos de serruchos poseen una hoja más recta y sólida, a veces incluso sin dentado. Están pensados específicamente para podar aquellas plantas que necesitan ser arrancadas de una vez, con un corte limpio. Debemos tener presente que cuanto menor sea el desgarro en el tronco, menos tiempo necesitará para cicatrizarse. En algunos casos esto resulta fundamental para el desarrollo y el crecimiento. Los serruchos de este tipo se encuentra en formas muy diversas, más o menos curvados. En nuestra tienda de jardinería pueden aconsejarnos qué clase de plantas precisarán una herramienta como ésta.

Por último, no podemos olvidarnos de los serruchos más pequeños pensados para arrancar raíces y ramas; dos elementos muy delicados, como sabemos, que conviene no poder a la ligera. Es recomendable tener al menos uno de éstos entre nuestras herramientas.