Plantas y Flores

Tomillo o Thymus vulgaris

El Tomillo o Thymus vulgaris, es una planta noble, que tiene variedad de usos. En uso médico se aprovecha toda la hierba en flor, sin las raíces; el producto de calidad es el formado solamente por las partes superiores de los brotes floríferos. A nivel gastronómico, como condimento se utilizan sólo las hojas.

Descripción de la planta.

Es un pequeño semi-arbusto de la familia de las labiadas que alcanza una altura comprendida entre los 10 y 40 cm. Los tallos cuadrados y erguidos van cubiertos de cortos pelos y poseen hojitas de 4 a 10 mm de largo, elípticas y sentadas, o de pecíolo corto. Son muy rugosas por el envés y lisas por el haz, y tienen el borde enrrollado. Las flores se disponen en espigas y son de color rojo pálido.

Toda la planta despide un intenso aroma. Su época de floración se sitúa entre mayo-junio-agosto. Esta planta medicinal y culinaria es original del maquis mediterráneo. En Centroeuropa es propia de cultivos y huertos, apareciendo en ocasiones, ejemplares asilvestrados.

Recolección y preparación:

Se recolecta la hierba en flor, eligiendo los ápices. Se la ata o se la deja esparcida a media sombra para que se seque al aire. Cuando se hace con calor artificial no debe superar la temperatura de 35º C, lo mismo que en todas las plantas que contienen aceites esenciales.

El Tomillo debe sus increíbles, múltiples y versátiles propiedades a lo que se llaman “sustancias activas” que lo componen. Gracias a ellas, y a través de diferentes procesos que aprenderemos próximamente, el Tomillo -más allá de su difundido uso gastronómico- es considerado (con justa razón) una planta medicinal.

Te invito a estar pendiente de los próximos post dedicados al Tomillo.